El origen del cocktail

Son muchas las historias que se cuentan sobre el origen del cocktail, desde leyendas hasta versiones más documentadas que nos ayudan a saber cómo empezó todo.

El gallo es el principal protagonista de este relato, ya que la palabra proviene de la unión de “cock” (gallo) y “tail” (cola). Se le llamó de esta manera debido a que los cocktail se solían decorar con plumas de las colas de los gallos.

Uno de los orígenes de su creación se remonta al año 1790 en EE.UU cuando un tabernero llamado Flanaganen decidió comenzar a servir una combinación de varios colores que llamaba “Bracer” (estimulante) que, más tarde, se convertiría en el famosos cocktail.

Otra de las historias sobre cómo se empezaron a preparar y servir cocktails se remonta al siglo XIX, comerciantes ingleses de maderas preciosas, entre ellas el palo de tinte, llegaban al puerto de San Francisco de Campeche, en México. Se bebían en las tabernas vinos y licores sin mezclar, a veces bebían los llamados “dracs” de ron o de otro alcohol, que eran bebidas compuestas, las revolvían con una cuchara de metal, lo que podía dar mal sabor a la bebida. En una ocasión, vieron al barman emplear unas raíces de una planta que ahí llamaban por su forma, “cola de gallo”, para evitar el mal sabor, por lo que le preguntaron que era eso, a lo que respondió en su idioma que eran “cock’stail”. De ahí en adelante se popularizó el uso del término.

Otros ubican su origen en Nueva Orleáns. Allí, a finales del siglo XVIII, un inmigrante francés llamado Antoine Amadae-Peychaud, instaló una botica donde se podían adquirir “brebajes y elixires” los mismos que se ofrecían en vasos para huevos “Coquetiers”. De allí su nombre deformado con el tiempo, hasta convertirse en el cocktail actual.

Ya sea de una u otra manera, de lo que sí hay constancia por escrito es que el 13 de mayo de 1803, el diario norteamericano “The Balance” definió el cocktail como “una bebida estimulante”,compuesta a base de alcoholes diversos a los que se les añade azúcar, agua y bitters o amargos.

¿Te ha parecido interesante?

Leave a comment